¿Por qué te enamorarás de un robot?

Compartir por:
WhatsApp
Facebook
Twitter

Los robots Aibo (1999) están “muriendo”. Sus baterías y componentes electrónicos llegan al final de su vida útil. Algunos propietarios japoneses están organizando funerales para ellos porque formaron vínculos emocionales reales con estos robots. En Japón ¿aman a sus robots? 

No es sorprendente que, a medida que los robots y los asistentes virtuales inteligentes se vuelven más sofisticados, útiles y adquieren mayores habilidades para el procesamiento del lenguaje natural, nos apegamos a ellos. 

Todos estos asistentes personales como: Google Now, Alexa, Siri, Cortana y otros robots domésticos se están volviendo lo suficientemente sofisticados, receptivos, serviciales y “empáticos” como para desencadenar sentimientos de afecto.

Los informáticos,y entusiastas de la IA están obsesionados con algo llamado prueba de Turing, que es un proceso propuesto por Alan Turing en la década de 1950 para juzgar si una computadora puede interactuar de una manera que no se puede distinguir de un ser humano.

No hay duda de que Alexa, Siri, Cortana y Google Now, sus competidores y descendientes algún día pasarán la prueba de Turing. Es sólo cuestión de tiempo y ese tiempo está cerca de nosotros.

Razones por las que te enamorarías de un robot

Las personas son mucho más que palabras. Y también lo son los asistentes virtuales y los robots:

  1. Google Now, Alexa y Siri, por ejemplo, tienen entonaciones vocales, agencia, aplicaciones prácticas y funciones. De hecho, hacen cosas por nosotros.
  2. La inteligencia artificial IA se está aplicando a animales falsos y otras criaturas no humanas. Las personas aman a sus perros y gatos, que corresponden a las emociones.
  3. Aceptaremos robots y asistentes virtuales como personas artificiales o sustitutas mucho antes de que se perfeccionen. En otras palabras, los robots engañarán a nuestros corazones mucho antes de que engañen a nuestra razón.

Al igual que hacemos con los lagartos mascotas, los coches viejos y otros objetos que en realidad no se preocupan por nosotros, sentiremos afecto por nuestros asistentes virtuales y robots domésticos, pero mucho más porque estarán diseñados para engendrar ese afecto..

El punto es que esos fanáticos de los gadgets en Japón que están llorando en los funerales de Aibo no son extraños, raros o equivocados. Están justo por delante de la curva.

Fuente: Eweek

En DATEC creamos valor a través de Datos y la Inteligencia Artificial