Escasez de chips ¿Por qué hay una crisis y cómo puede afectarte?

Compartir por:
WhatsApp
Facebook
Twitter

Las medidas de confinamiento han elevado las ventas de aparatos electrónicos y ha provocado escasez de chips a nivel mundial. Estos chips, o semiconductores, están en el corazón de todos los productos digitales que nos rodean. La insuficiencia de estos suministros, conllevan implicaciones globales en los ámbitos económico, social y político.

Retrasos en la producción

Actualmente, la demanda de chips continua en aumento y la crisis se acrecienta. Los problemas de provisión en productos tan básicos como teléfonos móviles, ordenadores, coches, equipos médicos o electrodomésticos han generado ya miles de millones en pérdidas. Esta situación se ha convertido en una piedra en el zapato de la recuperación.

Potencias buscan incentivar la producción

Taiwan y Corea del Sur son los países clave de esta crisis. El economista de TM Lombard Rory Green estima que las dos naciones asiáticas representan el 83% de la producción mundial de chips de procesador. Este dato los convertiría en los productores monopolistas del chip.

Mientras en EEUU, un grupo de senadores urgen al presidente Biden a tomar medidas para “incentivar la producción nacional de semiconductores en el futuro”. Y en China, predicen que se producirán 250.000 vehículos menos en el país durante los primeros tres meses del año.

¿Inflación?

Tanto las empresas de tecnología, como las fábricas automotrices han retrasado su producción y la entrega de sus productos. Esta situación amenaza con subir los precios que pagan los consumidores.

Los tiempos de espera de los nuevos modelos de automóviles aumentarán. Y también, podría resultar difícil encontrar algunos repuestos. Mientras que los gigantes de la tecnología, como Samsung y Apple, tienen el poder adquisitivo para asegurarse prioridad. Las marcas más pequeñas, pueden verse afectadas de manera desproporcionada.

Cabe suponer que si hay un dispositivo o tecnología que realmente deseas obtener pronto, tendrás que esperar un periodo de tiempo más largo para poder ver una mejor oferta.

Prepara a tu empresa para los retos del presente y del futuro